Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Otras músicas I

Sábado, a 5 de Septiembre de 2009 -- Alfredo -Webmaster-

Todos conocemos el jazz, la salsa, el rock, el pop, la clásica y mucho otros estilos musicales. Pero, además de esas músicas, las más extendidas a nivel mundial, existen otros sonidos menos populares, casi inexplorados. Son los sonidos de culturas localizadas en países del tercer mundo, poco importantes en el contexto internacional o sonidos minoritarios dentro de países importantes, en algunos casos en franca decadencia. Aún así, no por ello dejan de ser sonidos hermosos y brillantes, llenos de vida y reminiscencias del pasado.

Sobre algunas de esas músicas cuasi desconocidas escribiré hoy.

El primero de esos sonidos tiene su origen en una isla del Mediterráneo, Cerdeña, cuna de un estilo musical basado en armonías seculares, sonidos guturales y monásticos; es la música tradicional de los sardos y algunas zonas costeras limítrofes; está catalogada como Patrimonio Intangible de la Humanidad. Sus orígenes se remontan al 3000 a.C. cuando los pastores cantaban alrededor de los nuraghes -construcciones megalíticas de Cerdeña-.

Normalmente, es un estilo de música que se interpretada a capella, con aires y temas entre religiosos y profanos. Entre los grupos más conocidos están los Tenores de Oniferi, Tenores di Neoneli y Tenores di Bitti.

Tenores di Neoneli e Orlando Mascia, en “Mama non cheret

Tenores di Bitti, en “S'amore 'e mama

Tenores di Bitti, en “Mialinu Pira in Beograd Serbia with Bilja

Entre los instrumentos usados para interpretar esta música destaca uno: las launeddas, uno de los instrumentos más antiguos, complejos y a la vez desconocidos de todo el mundo. El sonido es una mezcla entre gaita y flauta, y requiere de una excelsa técnica para hacerlas sonar: el sonador de launeddas sólo respira por la nariz mientras usa sus carrillos a modo de fuelle u odre; esta forma de soplar se conoce como “respiración circular” y permite que no haya interrupciones en el sonido. Llegar a ser un buen intérprete de launeddas requiere de un aprendizaje de años y años: es dificilísimo.

Un ejemplo del sonido peculiar de este instrumento lo podéis apreciar en este vídeo:

Launeddas

De Uzbekistán, la cantante más representativa e internacional: Sevara Nazarkhan (Sevara Nazarxon, en la ortografía original uzbeka; Севара Назархан en alfabeto cirílico), una compositora que supo unir la música tradicional de su país con sonidos pop y, a su vez, con la música electrónica.

Gracias a su perseverancia, consiguió actuar en el festival World of Music, Arts and Dance (WOMAD) del año 2000 (Reading, Inglaterra); allí fue donde la descubrió Peter Gabriel (ex vocalista de Genesis), ofreciéndole de inmediato la posibilidad de grabar en su sello discográfico Real Word Records. En 2002 salió a la luz su primer disco producido en Europa: “Yol Bolsin” (¿A dónde vas?).

Con este primer trabajo obtuvo, en el 2004, el premio BBC Radio 3 Awards for World Music, en la categoría Asia-Pacífico.

Después de esa primera actuación en el World of Music, Arts and Dance (WOMAD), colaboró como telonera de Peter Gabriel en su gira por Europa y Estados Unidos, la Growing Up Tour.

Sevara Nazarkhan nació en 1978 en Andiján, ciudad del valle de Fergana, en Uzbekistán. Sus progenitores eran músicos profesionales: su padre era cantante en una agrupación de musical clásica, además de Director del Departamento de Música Tradicional de Radio Tashkent; su madre era profesora de instrumentos musicales tradicionales de cuerda y directora de una escuela de música.

En 1996, Sevara Nazarkhan formó un grupo de dutar, una especie de laúd originario de Asia Central. Al mismo tiempo inicia estudios de canto y etnomusicología de Asia Central en el Conservatorio Estatal de Uzbekistán, en Tashkent

Sevara Nazarkhan, en “Yuragim yonar

Sevara Nazarkhan, en “Yor Yor

El klezmer (del yiddish כלזמיר, etimológicamente del hebreo k'li zemer כלי זמר, "instrumento musical") de los judíos askenazíes de Europa Oriental, tiene su origen en las músicas seculares no litúrgicas del siglo XV, estilo que en un principio se llamó klezmorim. Pese a que la temática hacía referencia a textos del Antiguo Testamento, la finalidad real era la de ser el sonido de las celebraciones y festividades.

Al klezmer se le reconoce fácilmente por sus expresivas melodías con reminiscencias de la voz humana, que se acompañan de risas, llantos y aullidos. El klezmer asume la tradición de la música “jasídica” (en español, piadosa) y le incorpora sonidos, instrumentos y formas de interpretación de los judíos que habitaron los paises de la diáspora europea oriental.

Los pogromos (del ruso погром, pogrom: devastación) de finales de siglo XIX y comienzos del XX, y la persecución y aniquilamiento de parte de la cultura judía por el nazismo, hizo que el klezmer tuviera una profunda decadencia en los años posteriores a la II Guerra Mundial. Resultado: dado que la mayoría de los músicos judíos habían muerto a manos de los nazis, resultaba complicado encontrar grupos que pudieran interpretar klezmer.

A partir de los años 60 del pasado siglo, con el renacimiento del movimiento judíos y la fundación del Estado de Israel, la música klezmer fue resurgiendo de sus cenizas, apareciendo grupos entusiastas de esta música, como The Klezmatics, de quienes podréis oír una canción maravillosa (memorable desde el minuto 5:41), Don Byron  y The Klezmer Conservatory Band o Kroke, estos últimos con mucha reminiscencia jazzística.

Itzhak Perlman interpreta y canta Klezmer

The Klezmatics y Joshua Nelson – “Shnirele, Perele

El yodeling es parte fundamental de la música tradicional de Georgia (USA), una forma de técnica vocal que se define como “krimanchuli”, similar al sonido que todos conocemos en los cantos populares de los Alpes suizos. Los emigrantes de ese país que llegaron al primitivo territorio inexplorado de América del Norte, se llevaron como parte de su bagaje cultural, las canciones de su tierra.

Una vez allí, el jodel emparentó musicalmente con el bluegrass, la country music y algunas formas de blues (específicamente, con el country blues). Intérpretes famosos de este estilo son los Sourdough Slim, Tiffany Jo's, Riley Pucket, Jimmie Rodgers,  algunas cosas de Jewel, Shaina Twain, Aaron Neville o el trío Dixie Chicks.

Tiffany Jo's – “Mind blowing yodelling

Sourdough Slim - "Yodeling Cowboy"

Los Cajunes son un grupo étnico localizado en el estado de Luisiana (USA). Descienden de exiliados de Acadia (antiguas colonias de Nueva Francia en las tres provincias marítimas de Canadá: Nueva Escocia, Nuevo Brunswick e Isla del Príncipe Eduardo) que tuvieron que huir durante la segunda mitad del siglo XVIII, tras la incorporación de los territorios franceses de Canadá a la corona británica. Allí, en Luisiana, se unieron a ellos españoles, alemanes y criollos franceses, dando lugar a una lengua propia, el cajón, dialecto proveniente del francés.

Actualmente, los cajunes son una parte fundamental del sur del estado de Luisiana, donde han influido notablemente en su cultura. Las ciudades de Lafayette y Lake Charles son enclaves fundamentales de los cajunes.

En 1980, después de muchas batallas legales y políticas, fueron reconocidos oficialmente por el gobierno estadounidense como grupo étnico.

La música cajón, también conocida como la "música de las personas alegres", ha ejercido notable influencia y ha dado lugar a otros subgéneros musicales, como el zydeco. El acordeón es el instrumento rey, junto con la washboards (tabla de lavar); los temas hablan de amor, de pérdidas, de familia o de la muerte, pero sobre todo del "vivir sin amor", algo que es peor que la misma muerte.

Con todo ese bagaje histórico y cultural detrás, no es extraño que los Acadiens (cajunes) tengan sus propias manifestaciones lingüísticas (hablan una mezcla de francés antiguo, palabras micmac, españolas –de hecho, apellidos como Ortega y Romero se tienen entre los más auténticamente cajún-, inglesas y alemanas), gastronómicas (sus langostas, etouffee de langostas, boudin, cracklin's, guisado de quingombó o jambalaya) o arquitectónicas.

BeauSoleil, con “Allons danser

Balfa Brothers – “Tribute to Cajun Music, 1979

BeauSoleil y Michael Doucet - "Theogene Creole"

Música y ambiente de fiesta cajún en la película “Southern Confort” (La presa), con Keith Carradine y Powers Boothe

De la etnia kabyle, de la africana Argelia, os presento a Abderrahmane Abdelli, un auténtico monstruo de la música tradicional de su país, un multiinstrumentista que consigue fusionar la música sudamericana traída por los kabyles que emigraron a ese continente, con los sonidos que los kabyles africanos han trasmitido de generación en generación.

Abdelli recuperó dos estilos musicales separados por un océano, los reinterpretó, le añadió congas, charangos, tormentos y quenas, mezcló todo con mandolas, bendires y darbukas y, para completar la mixtura, aderezó el producto final con la bandoura ucraniana y la guitarra española.

En sus letras habla de cosas sencillas: el amor, los jóvenes y mujeres de su pueblo, antiguas leyendas, luchas y batallas… todo lo que interesa y atrae a un africano con espíritu latino.

Es, como muchos otros de los que aquí estoy hablando, componente de la compañía discográfica de Peter Gabriel, el más importante e influyente descubridor de desconocidas joyas musicales.

Abderrahmane Abdelli, en vivo

De la Kenia que baña el Océano Pacífico han salido algunos de los mejores músicos africanos, como, por ejemplo, Daniel Owino Misiani & ShiratiJazz Band, Abana Ba Nasery, Ras Naya & Free Island, Muungano National Choir of Kenya, Kakai Kilonzo o Ayub Ogada, el más internacional de todos y del que os quiero hablar.

Este trovador keniata, autor de músicas tradicionales de su pueblo Lou, empezó su carrera como intérprete en las estaciones del metro de Londres. Sentado en el suelo de la parada de Piccadilly Circus fue descubierto por un Dj colaborador de Peter Gabriel. Peter quedó tan impactado de la calidad y sinceridad musical de Ayub Ogada que, a la semana de conocerlo, se lo llevó de telonero en sus conciertos.

La música de Ayub Ogada utiliza instrumentos como el nyatiti (una pequeña arpa), el djembé, piano, flautas, bajo, etc. En sus conciertos en directo suele acompañar el ritmo de la música con el sonido de unos cascabeles que lleva en los tobillos.

Su música se hizo intencionalmente conocida a raíz de una de sus canciones, la más sentimental y sensible, “Kothbiro”, fuera usada como banda sonora en la película The Constant Gardener (El Jardinero fiel).

Ayub Ogada – “Africa calling

Ayub Ogada - “Kothbiro” – B.S.O. de The Constant Gardener (El Jardinero fiel), una maravillosa e imprescindible película

Espero que disfrutéis de la música igual que yo lo hago. Iré incluyendo más autores o estilos en próximas fechas.

Alfredo Webmaster

 

Categorías: 

Comentarios

Enviado por Anagalena en

Aprendi mucho sobre otras musicas y empezare a comprar CDs para alegrar mis aburrimientos en...................... Ademas por falta de otras cosas mas divertidas y ricas jejejejeje
Ana

Añadir nuevo comentario