Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Oliviero Toscani: la polémica de este año

Sábado, a 15 de Enero de 2011 -- Alfredo -Webmaster-

El más famoso y controvertido publicista italiano, Oliviero Toscani, autor de las rompedoras campañas de imagen de la firma United Colors of Benetton en los 90’ (la que presentaba a un enfermo terminal con el SIDA-VIH; la de los presos en el corredor de la muerte de EEUU; la de Isabelle Caro –modelo anoréxica- muerta recientemente; la de la monja y el cura, con sus hábitos, besándose; la de dos hombre besándose apasionadamente; etc.), vuelve a dar una vuelta tuerca a la controversia social (y moral) con un nuevo trabajo: el calendario que para el 2011 le contrató "Vera Pelle Italiana Conciata al Vegetale", un consorcio italiano para el curtido de pieles.

Dejando al margen cualquier tipo de valoración moral que tenga que ver con nuestra castradora educación judeocristiana y sus trasnochados conceptos de qué es moral o qué está bien o mal (para ellos todo es pecado, “lo dice los Diez Mandamientos”: ¡qué miedo!), el calendario no deja de ser un gozoso ejemplo de libertad creativa e innovadora utilización del atractivo femenino más puro, de una parte de su cuerpo, en la venta de productos o servicios.

En el calendario 2011 aparecen, en la hoja de cada mes, primeros planos de diferentes pubis, alternándose imágenes de vellos rubios, castaños o pelirrojos.

"Quería quitar glamour a las tradicionales fotos de moda, donde las mujeres deambulan en tacones de aguja, escasas de ropa, llevando los labios pintados de rojo y donde se muestra todo, excepto el triángulo femenino, el verdadero corazón de la seducción" y "Hay muchos calendarios de mujeres sexys mostrando sus nalgas. Mis fotos no son diabólicas, sino que recogen una parte del cuerpo bello y sano", explicó el fotógrafo Oliviero Toscani.

A ojos de neófitos, puede parecer que hay muchas diferencias entre las campañas publicitarias en las que impera, como base prioritaria, la exhibición del cuerpo femenino y esta de Toscani. Yo, en cambio, apenas noto diferencia entre este trabajo y el que publica todos los años, por ejemplo, la marca de neumáticos Pirelli, diseñada por el fotógrafo Karl Lagerfeld, un calendario lleno de modelos de anatomías perfectas posando ligerísimas de ropas en espacios neutros, con una escasa iluminación que resaltar la belleza del cuerpo expuesto.

Diría más aún: para mí forma de entender la publicidad como reclamo para la potenciar las ventas, los spots sólo buscan vender y vender a cualquier precio, y para eso mezclan conceptos que poco o nada tienen que ver con ese producto. Son esas imágenes de pocos segundos las que tienen que despertar en nosotros la necesidad de comprar éste producto concreto, y no el de la competencia.

Por esos motivos, por el fin y por los medios, resulta más sutil, gráfico, innovador y motivador el trabajo de Toscani que el de Pirelli.

Obviamente, no voy a entrar en sutiles disquisiciones de índole feminista del uso, y abuso, del cuerpo femenino como reclamo para vender: es así y siempre fue, incluso cuando se usa como motivo de exhibición un cuerpo masculino.

Para mí, en la publicidad, sólo tiene valor, y valía comercial, el impacto y efecto atracción que puedan ejercer las imágenes para dar a conocer o incrementar las ventas de productos.

Este calendario, con la polémica creada a su alrededor, ya consiguió el efecto deseado: hacer que la campaña y sus detractores (la Curia Romana y algunos movimientos feministas: la moral crea a veces extraños compañeros de viaje) potenciaran el deseo de poseer el calendario y hacer que esté en boca de todos a la empresa contratante.

El calendario, del que ya se han publicado 76.000 ejemplares, fue distribuido con la versión italiana de la revista 'Rolling Stone'.

Alfredo Webmaster

 

 

Categorías: 

Comentarios

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Añadir nuevo comentario