Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Contradicciones vascos/populares

Lunes, a 5 de Octubre de 2009 -- Alfredo -Webmaster-

La tan conocida frase Dios los cría y ellos se juntan”, no podía ser utilizada mejor: los diputados populares (PP) y peneuvistas (PNV), unidos como siempre en la defensa de los valores patrios (los sacrosantos valores del terruño nacionalista español o vasco: lo mismo da) y de la libertad de mercado (neoconservadurismo), ha saltado al unísono en contra del Gobierno de España.

Ambos partidos, ambos de derechas, ambos profundamente reaccionarios y anclados en un nacionalismo visceral (de vísceras, no de materia gris), han clamado al unísono contra el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) por que decidió no mandar militares en los barcos pesqueros vascos que faenan en el Índico.

Lo curioso del caso estriba en la curiosa (valga la redundancia) argumentación de ambos: tenemos que proteger barcos que faenan en caladeros extranjeros, al otro lado del mundo, por que sus armadores son españoles y nos dan dinero a ganar.

En primer lugar, son barcos privados, con capital privado; en segundo lugar, son empresas que negocian sus licencias al margen del derecho marítimo español; en tercer lugar, sus trabajadores españoles (muy pocos) tienen convenios laborales que incumplen muchas veces el derecho laboral de mi país; en cuatro lugar, el resto de los otros trabajadores de los barcos (la mayoría) son extranjeros, reclutados en países con legislaciones paupérrimas, con salarios de miseria y a los que se embarca y desembarca sin derecho a indemnizaciones; en quinto lugar, habitualmente, los barcos descargan sus capturas en puertos extranjeros, con el consiguiente descontrol sobre lo que se pescó, cuándo se pescó y a dónde va lo capturado; en sexto lugar, muchas veces, por simple avaricia, las empresas atuneras y los capitanes de los barcos se arriesgan a pescar en caladeros desprotegidos y sin el respaldo de la seguridad que ofrece la UE (como en el caso del Alakrana) para incrementar el volumen de las capturas, y en séptimo lugar, proteger esos barcos privados nos cuesta a todos los españoles 75.000.000 de € al año (100.000.000 de dólares) por salarios, armamento, provisiones y los gastos habituales de los navíos militares.

Analicemos cada opinión; empecemos por la del Partido Popular (PP). Sus principales argumentos, son:

  • Dicen que los barcos son españoles y de armadores españoles, olvidando que muchos de esos navíos son propiedad de empresas mixtas (españolas/extranjeras), con tributaciones fiscales e impuestos repartidas en varios territorios; esa fórmula de trabajo, que algunas veces está justificada por la legislación del país que abandera el barco, les permite no tener que repatriar el 100 % del beneficio obtenido. Por tanto, con esa forma de actuar, poco o nada repercute en los ingresos fiscales de nuestro país
  • Dicen que el negocio de los barcos genera beneficios para España, olvidando que los propietarios de los barcos, para abaratar costes y ganar más dinero, contratan trabajadores extranjeros con tributaciones muy bajas, escasa preparación técnica y ninguna protección social. Por ejemplo, en el último navío capturado por los piratas etíopes, el reparto por nacionalidad de los 36 marineros de la tripulación, era: 16 españoles (8 de ellos gallegos), 8 indonesios, 4 ghaneses, 3 senegaleses, 2 de Costa de Marfil, 2 de Madagascar y 1 de las islas Seychelles. Obviamente, los marineros no españoles son los que peor pagados ni los menos protegidos socialmente.
  • Dicen que los militares están para proteger territorio nacional, olvidando que un barco no es territorio legal de un país, ni representación diplomática de un país. Si fuera cierta la argumentación del Partido Popular (PP), cualquier ciudadano español que viva en el extranjero podría solicitar la vigilancia de sus instalaciones privadas.

En cuanto a lo argumentando por el Partido Nacionalista Vasco (PNV), además de lo que dije del Partido Popular, podríamos argumentar algo más:

  • El PNV solicitó, por activa y pasiva, en más de 10 interpelaciones parlamentarias, que los militares españoles deberían abandonar el País Vasco. Entonces, ¿Ahora sí es necesaria la presencia de militares españoles en pesqueros vascos? ¿El PNV sólo se acuerda de los militares españoles cuando beneficia a sus intereses privados y excluyentes? ¿A qué jugamos? Curioso planteamiento del PNV: aceptar militares cuando le conviene (a su bolsillo) y rechazarlos cuando le resta votos (nacionalistas).

Sé que es doloroso que esté secuestrado un barco o que 36 marineros no tengan libertad de movimientos y que sus vidas peligren, pero esos riesgos eran conocidos y asumidos desde hace años.

Si los armadores no han tomado medidas de autoprotección y, sobre todo, de cumplimiento escrupuloso de las limitaciones geográficas de captura para estar amparados por los barcos militares europeos, ¿A qué viene ahora ese rasgarse las vestiduras por parte de la derecha económica de mi país?

Alfredo Webmaster

 

Añadir nuevo comentario